Entrevista a Valentín Marcos: “En España el karate es popular pero no está valorado”

Imprimir
Ratio:  / 0
Categoría: Entrevistas
Fecha de publicación Escrito por Administrator

La vida del asturiano Valentín Marcos está en el tatami. Campeón de Europa y del Mundo, es consciente de que con el karate no se puede vivir, pero es una pasión que va más allá de lo deportivo. Ahora, con las clases a jóvenes sigue mostrando su amor por un arte marcial que se conoce menos de lo que debería.

Valentín Marcos



1. ¿Qué es el karate para un karateca?

La propia vida. El día a día para un karateca se organiza en torno al karate y curiosamente es el propio karate el que te ayuda en ese día a día. El karate para un karateca lo es todo.

2. Según Valentín Marcos, ¿por qué debería ser un deporte olímpico?

Por muchas razones y todas de mucho peso. El karate es universal, se practica en los 5 continentes y da igual que sea en una gran capital o en el pueblo más pequeño, en todos los sitios puedes encontrar un lugar donde se impartan clases de karate. En cuanto a número de practicantes está casi a la par con el taekwondo y supera con muchísima diferencia al judo. Además el karate no entiende de edades, puede ser practicado por niños y niñas desde 3 o 4 años hasta por personas de la tercera edad. Es polifacético, ya que puede enfocarse hacia la competición, la defensa personal, la salud… Y además desde ese punto de vista de la competición, que lógicamente es el que más interesa en el movimiento olímpico, el karate actualmente es muy espectacular y atractivo visualmente.

 3. ¿Deporte o arte marcial?

Arte marcial con una faceta de competición deportiva muy importante y muy bonita, pero arte marcial ante todo ya que esta etapa deportiva sólo dura unos años y es una pequeña porción de todo lo que engloba el karate.

4. ¿Qué tiene de físico y qué de psicológico?

Como cualquier actividad física tiene un componente físico y motriz fundamental. Pero también en todas las facetas del karate está presente ese factor psicológico, ya sea en el aspecto competitivo, en el aspecto de autodefensa y seguridad en uno mismo, en el aspecto de autosuperación… Y como cualquier arte marcial oriental aparte de lo físico y psicológico añadiría lo espiritual, que en el karate tiene también una carga importante.

5. Un campeón de España, Europa y del Mundo como Valentín Marcos, ¿dónde tiene su límite?

Donde uno quiera ponérselo. Todo el mundo sabe que en cualquier deporte de alto nivel hay que tener ciertas condiciones, entrenar mucho y bien, cuidar la alimentación, el descanso… Pero por encima de todo ésto hay un punto clave que es el tener claro donde se quiere llegar y lo que estás dispuesto a hacer para conseguirlo.

6. ¿Cómo recuerdas aquellos triunfos?

Sobre todo con mucho orgullo de que el esfuerzo y dedicación de tantísimos años hayan dado sus frutos.

7. ¿Qué fue lo más complicado para Valentín Marcos en esa época?

Sinceramente nada. Todos los sacrificios fueron haciendo algo con lo que disfrutaba muchísimo. Si tuviese una máquina del tiempo la utilizaría para volver a hacer lo mismo.

8. ¿Con el paso de los años se valora más?

Cuando estás metido en tu carrera deportiva lógicamente las victorias te hacen una ilusión tremenda, pero realmente no tienes todo el tiempo que quisieras para valorarlas y digerirlas ya que no puedes pararte demasiado. Sin embargo es ahora cuando echas la vista atrás de vez en cuando y se valoran mucho más.

9. Y en España, ¿se valora el karate?

En España el karate es muy popular, todo el mundo sabe qué es el karate. Sin embargo no creo que se valore en la misma proporción.

10. Ahora el número uno mundial es español, pero no es Cristiano y Messi por lo que no sale tanto en la tele, ¿deberían dar los medios más importancia a Damián Quintero?

Por supuesto que sí. ¿Qué más se necesita para tener repercusión mediática? Cualquier número 1 de cualquier deporte debería tener una repercusión mediática importante y más siendo de nuestro país. Y más sabiendo el esfuerzo que está haciendo Damián que le da más valor a todo, ya lleva una trayectoria de muchos años en el equipo nacional y aún sigue ahí consiguiendo mejores resultados que nunca y haciendo muchos esfuerzos personales.

11. ¿Falta interés o es que el karate no vende?

No se trata de vender o no vender. Hay decenas de deportes que no venden y se dan otras condiciones para que estén más profesionalizados y aparezcan más en los medios. Hay muchos otros países en los que sus deportistas no son ni de lejos los número 1 del mundo y les ves hasta anunciando refrescos. Aquí en España creo que la solución pasa por ser olímpicos. El badminton, la esgrima o el atletismo tampoco considero que vendan y sin embargo son más mediáticos. Tengo la esperanza de que si finalmente estamos en los Juegos en 2020 la cosa cambie. Confiemos en ello.

12. ¿Se puede vivir del karate?

En España hoy en día es imposible vivir dignamente del karate. Y es una verdadera lástima que alguien que es muy bueno haciendo algo no pueda vivir de ello. ¿Te imaginas que el mejor abogado, mecánico, fontanero o médico de España no pudiesen vivir de ello? Sin embargo hay algo que no me gusta que es que por ejemplo los dirigentes sí que tienen un salario más que digno. Los que se dejan o nos hemos dejado la salud en los tatamis no hemos tenido esa posibilidad. Es curioso.

13. ¿Qué se siente al enseñar karate a niños y jóvenes?

Es una sensación muy gratificante. El enseñar algo que te ha llenado tantísimo a alguien que tiene ilusión por aprender es una sensación muy bonita.

14. ¿Alguna anécdota de la competición o de la enseñanza del karate que tenga Valentín Marcos?

Pues mira, después de casi 26 años practicando karate tengo miles, sobre todo de mi época de competidor. Una bastante llamativa fue en un campeonato en Cardiff. Después de ganar se acercó una persona que llamaba la atención porque iba vestido con un traje muy viejo, iba como muy desaliñado, se acercó a mi y me pidió sacarse una foto conmigo. Le dejó una cámara de fotos también viejísima a mi padre para que él nos hiciese la foto. A los meses estaba comiendo mientras veía las noticias y apareció el individuo en cuestión porque había dado una especie de golpe de estado y matado a su familia en el palacio real, era el príncipe de Nepal.

Valentín Marcos es uno de tantos que ha colocado el karate nacional en lo más alto. Ahora le toca a Damián Quintero, pero para el asturiano, todavía queda mucho por recorrer para que sea un deporte, un arte marcial reconocido en nuestro país. Se conoce, pero no damos valor al gran nivel que hay.









capitaldeporte

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información leyendo nuestra política de privacidad. Política de privacidad