Lidia Rodriguez

Lidia Rodríguez: el futuro del kárate español está asegurado

La madrileña se colgó la medalla de oro en kata Sub-21 en el Mundial de la categoría de Tenerife. Tras superar una lesión, deja claro que el futuro de kárate tiene tintes de éxito

Lidia Rodríguez sigue sumando medallas a su colección. La última en llegar ha sido la de oro del Campeonato del Mundo Sub-21 de katas. Fue en Tenerife, donde ganó su el Campeonato de España. Una isla que tiene algo especial para esta madrileña que se enganchó al kárate desde muy pequeña y hoy es su vía de escape. “Me completa, es mi vía de escape, gracias al karate, a día de hoy, soy la persona que soy. La disciplina que aporta, el saber estar, la superación de uno mismo, la lucha por los objetivos… Son muchas cosas positivas que hacen que después de 14 años siga por este gran camino y entrenar muy duro para conseguir sus objetivos”, dijo en una entrevista para la Universidad Cardenal Cisneros, donde estudia.

Lidia quiere ser educadora infantil. A sus 20 años, estudia magisterio de educación infantil y compagina sus campeonatos de kárate, donde es una de las mejoras del mundo. “Es duro compaginar el deporte con los estudios, pero no imposible, requiere mucho esfuerzo y constancia. Y sobre todo cada uno debe adaptarse a sus exigencias”, explicó. Que quería ser karateka lo tiene claro hace años. Empezó con sólo cinco años con el kimono y, aunque probó más deportes, se declinó por el kárate. Y, por lo visto, no le ha salido nada mal. No obstante se acaba de proclamar campeona del Mundo y antes de Europa este mismo año. Antes también se colgó el oro en el mundial de 2013 y de Europa en 2015. “Estoy eufórica, no tengo palabras, es un sentimiento que no puedo describir”, dijo nada más colgarse el oro mundialista.

Su futuro es prometedor. Y Lidia tiene claro que quiere seguir apostando por el kárate. “A nivel deportivo, mis planes son seguir el camino que estoy siguiendo y subir cada día un escalón más, agarrarme a las personas que quieren seguirlo conmigo y confían en mí, para así llegar juntos los más lejos posible e ir cumpliendo objetivos, como pueden ser unas olimpiadas”, sentenció. Un sueño olímpico que cada día tiene más cerca. Con trabajo y mucha dedicación, Lidia Rodríguez se ha metido entre las mejores de su categoría. Y, de momento, no tiene techo…

 

as