Damián Quintero: "Nos generaba mucho estrés no saber si se aplazaban los Juegos Olímpicos o no"

Damián Quintero: “Nos generaba mucho estrés no saber si se aplazaban los Juegos Olímpicos o no”

Damián Quintero (Buenos Aires, 1984) afronta los Juegos Olímpicos de Tokio con una ilusión especial y una oportunidad única: el karate desaparecerá del programa oficial para París 2024 y será su única oportunidad de conseguir medalla. 

Ser el gran dominador de la categoría de katas le convierte en un firme favorito para llega al podio, incluso colgarse el oro, pero el aplazamiento para 2021 por culpa del coronavirus hará que ese sueño tenga que esperar un poco más.

Malagueño nacido en Buenos Aires, es una de las más firmes opciones para dar una alegría a la delegación española en Tokio 2021, aunque tenga que reestructurar su preparación de nuevo.

Lo primero y más importante: ¿cómo se encuentra?

Ahora ya un poco más tranquilo, después de la decisión de mover los Juegos. Estos días atrás era una mezcla de incertidumbre, inquietud, agobio… Era levantarte por la mañana y, además que no puedes desarrollar tu trabajo bien, porque no puedes entrenar… Y ojo, yo tengo suerte porque tengo un sótano y tengo mi tatami y sigo los entrenamientos que manda mi entrenador. Pero nos generaba mucho estrés no saber si se aplazaba o no. Era una locura esperar cuatro semanas como planteó el COI, imagínate cómo íbamos a estar en casa.

Una vez confirmadas las nuevas fechas, mejor, ¿no?

Ahora nos hemos tranquilizado un poco. Sabemos que se va a aplazar, y además serán en fechas muy parecidas a este año. Ahora hay que reestructurarse. Tanto planificación, cabeza, entrenamientos… Aspectos físicos, de competición y en todos los sentidos. Este año teníamos todo organizado hacia el gran objetivo.

Y eso que han tenido que adaptarse a un calendario que ya se les había trastocado.

Claro, ya veníamos cancelando cosas. Particularmente, para mí, eran a modo de entrenamiento porque yo ya tenía la clasificación desde el año pasado. Estos torneos eran muy importantes para mí porque la modalidad de katas es mucho de sensaciones, de competir en el tatami y manejarse en este escenario. Ahora a ver qué queda para competir antes del parón veraniego, aunque me temo que no va a ser casi nada. Vistas las circunstancias, no creo que hasta después de verano haya algún evento deportivo. A partir de ahí, hablaremos con el entrenador y a ver cómo hacemos todo.

¿Cómo se han portado las autoridades, deportivas y políticas, con los deportistas?

Todos tenemos un compromiso social, empecemos por ahí, y más en un estado de alarma. Tenemos que quedarnos en casa, por el bien común y el bien de todos los españoles para que esto no vaya a más. Por parte del COE, yo he tenido la suerte de estar en varias reuniones por videoconferencia con Alejandro Blanco y varios de los deportistas más laureados de España, y también estuvo Juan Antonio Samaranch, vicepresidente del COI, que nos iba informando de lo que se veía allí.

El asunto de los entrenamientos trajo cola…

No estaba permitido ir a trabajar, pero había gente que, si le paraba la policía, con su permiso de trabajo, no había ningún problema. Lo que pedíamos la gran mayoría de los deportistas era que nos permitieran el acceso a nuestro lugar de trabajo, un Centro de Alto Rendimiento o lo que fuera. Antes de la noticia del aplazamiento de los Juegos, y el COI diciendo que seguían adelante, nosotros queríamos entrenar, lógicamente. 

Estábamos viendo oponentes en el otro lado del mundo que estaban entrenando. Iban a llegar en mejor estado de forma que nosotros y en cuatro meses se nos iba a exigir una medalla. Nosotros no nos creemos más que nadie, ni somos mejores que nadie. Simplemente estábamos luchando para que se nos diera un permiso, tras pasar todas las inspecciones de seguridad y sanitarias evidentemente, y adaptarnos a la situación con cambios de horarios y lo que hiciera falta. Planteamos entrenar en pabellones solos, únicamente con un entrenador o un grupo muy reducido de deportistas…

¿Entiende el enfado de un sector de la población ante su petición?

Queríamos que se nos permitiera desarrollar nuestro trabajo. Pero bueno, la sociedad está un poco encrespada con todo lo que está pasando, y no es momento de culpar a ningún Gobierno ni ningún partido. Nosotros no nos debemos meter y tenemos que estar todos a una ahora mismo. Después ya se verá si las decisiones que se han tomado fueron las correctas o podría haber habido otras soluciones. 

Obviamente, la salud del ciudadano es lo primero, pero creo que era razonable que nos dieran un permiso, igual que voy al supermercado y tengo una hora entre que voy, compro y hago mis necesidades básicas, para mí era una necesidad básica entrenar. Al final, los deportistas somos autónomos. Yo pago mi cuota de autónomos todos los meses y la declaración de impuestos cada tres. La gente tiene que saber que nosotros dependemos mucho de los contratos de patrocinadores, y tenemos que desarrollar una actividad que está en esos contratos. Si no podemos, se nos rescinde y tampoco ganamos dinero. No era una locura lo que estábamos pidiendo.

La situación laboral de los deportistas es para hablarlo largo y tendido. Y con la reforma de la Ley del Deporte sin avanzar…

Sí, eso es algo para otro momento… Pero esto ya pasaba desde antes de que ocurriera esta situación. Yo ya era autónomo antes y todos tenemos que apretar. Lo cómodo sería decir: ‘bueno, me quedo en casa, no entreno y a ver las circunstancias’. Pero es todo lo contrario: yo quiero trabajar para llegar en las mejores condiciones el año que viene y luchar por una medalla para este país.

Más allá de lo deportivo, ¿cómo está llevando la avalancha de noticias y actualidad sobre el coronavirus? ¿Tiene alguien cercano afectado?

Por suerte, de momento, yo no. Sí conozco gente que tiene familiares afectados y sobre todo personas mayores que han fallecido. Es una locura esto. Entiendo que los medios de comunicación tenéis que informarnos, pero creo que es mejor ponerse una película o una serie y no estar todo el día colgado a la televisión, ni con el móvil mirando twitter ni las redes sociales. Pero claro, es lo importante ahora. 

Nos ha pillado a todos de improvisto. Da muchísima pena. Hay muchas familias afectadas por esto, gente que estaba bien de salud, algunos mayores, pero bien dentro de lo que cabe. Y de repente, fallecen por un virus que parecía tonto cuando salió en China y fíjate. Nos reíamos, con tanto meme y tanta broma… Y ojo, que yo soy el primero que se ríe con los memes. Pero ahora hay que estar con esas familias, y por eso hay que aplaudir el trabajo encomiable que están haciendo los sanitarios, las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado y hasta los reponedores del mercado. 

El otro día me encontré con un excompañero que conozco del Centro de Alto Rendimiento y me contaba que echan sus horas y que, no es que se jueguen la vida, pero están ahí para que nosotros podamos cubrir nuestras necesidades básicas.

Envíe un mensaje de optimismo a la sociedad. ¿Qué le puede decir el número 1 del karate mundial a los españoles ante esta situación?

Primero, un mensaje de tranquilidad. Hay que estar tranquilos, ser responsables, quedarse en casa y acatar las instrucciones que se nos mandan desde las autoridades. Y desde el punto de vista de un deportista, yo puedo transmitir los valores del deporte y el mío en particular, que se nos inculca mucho la idea de respeto hacia los demás, la solidaridad y el sacrificio y el esfuerzo. Estoy donde estoy por la mentalidad positiva que tengo, lo cabezota que soy y lo sacrificado que soy. 

Yo cada vez que hago cualquier cosa, la hago al 100%. Ahora es momento de hacerlo también. Estar al 100% en casa, pero activos. Seguir con nuestras rutinas, nada de estar todo el día en pijama ni decir ‘bueno, ya me ducho mañana’. Hay que intentar mantener, en la medida de lo posible, la rutina en general. Se han salido de cosas peores. Qué le vamos a contar a nuestros abuelos, que habrán nacido en plena Guerra Civil. A lo mejor alguno se ríe después de esta situación. Hay que estar tranquilos, con la mente liberada y positiva. Un día malo lo tiene cualquiera: yo mismo el pasado lunes. En ese momento lo mejor es relajarse, coger un libro o hacer cualquier cosa. ¡A lo mejor tenemos un dibujante escondido o un escritor escondido! Es buen momento para probar alguna actividad nueva.

¿Usted ha probado alguna actividad nueva? ¿Cocina, monta muebles…?

No tengo mucho tiempo, la verdad, pero cocinar sí he podido. Entre mi mujer y yo, que tenemos una Thermomix que es estupenda, hacemos cosas. Estoy probando recetas, y entre mi madre y mi suegra me van diciendo y le estoy cogiendo el tranquillo.

Igual puede intercambiar recetas con Saúl Craviotto el año que viene en la Villa, que como ganó MasterChef le puede dar trucos…

No es mala idea (risas).

20minutos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × uno =