Damián Quintero

De Berlín a Shanghái: Damián Quintero cruzará el globo en pos de puntos JJOO

Berlín, Santiago de Chile, Tokio, Madrid y Shanghái: esa serán las etapas de la carrera que emprenderá este año Damián Quintero, primero del ránking mundial de katas, entre septiembre y diciembre para sumar puntos en el nuevo ránking olímpico, que decidirá los karatecas que se clasificarán para los Juegos de Tokio 2020, donde este deporte hará su estreno.

Quintero, que afrontará antes de ese periplo los Europeos del mes de mayo en Serbia para luchar por su noveno título continental, explicó en una visita a la sede de Efe en Madrid que la cita prioritaria de ese programa serán los Mundiales de Madrid en noviembre, “porque los puntos obtenidos se multiplican por 12, mientras que en las competiciones de Serie A (Chile y Shanghái) se triplican y en las de Liga Mundial (Berlín y Tokio) se multiplican por seis”.

El malagueño nacido en Buenos Aires ocupa el primer puesto de la clasificación mundial desde hace tres temporadas, pero está dispuesto “a dar el máximo los dos próximos años, en lo físico y lo técnico, para llegar a Tokio en condiciones de ganar una medalla” y mantener el respeto que se ha ganado de rivales y jueces en una modalidad cuya valoración “es subjetiva”.

“Se habla de que hay karatecas que ‘llenan el tatami’. Frente a los jóvenes, que llegan llenos de ímpetu y de velocidad, en los katas la experiencia es fundamental y creo que los más veteranos podemos llamar más la atención de jueces y público”, afirmó el deportista, de 33 años.

Ganar por primera vez al japonés Ryo Kiyuna este año en el Abierto de Dubai supuso un espaldarazo para el prestigio de Quintero ante los jueces, “porque en el mundo del kárate parece que los japoneses son intocables y yo”, apunta, “demostré que se les puede ganar”.

Pero admitió que en la meca de este deporte “y con todo el dinero que está invirtiendo el gobierno japonés” en los equipos olímpicos, será muy difícil batirles en los Juegos de Tokio.

“Sales a cualquier competición y ves expediciones de cincuenta japoneses. Los demás países vamos con veinte”, comentó.

Con todo, Quintero dijo que la admisión del kárate como deporte olímpico ha supuesto un antes y un después en sus condiciones de entrenamiento y competición: ya no tiene que financiarse los viajes ni pagarse un preparador fuera del Centro de Alto Rendimiento (CAR) de Madrid, donde también reside. Cobra, además, una beca ADO que le permite “entrenar mañana y tarde, sin tener que pensar en un trabajo”.

El español agradece los cambios en el sistema de competición internacional, ahora con cabezas de serie, y sugiere otros como “un nuevo sistema de calificación más comprensible para el público” y la disputa de dos campeonatos mundiales en cada ciclo olímpico, no uno como hay en la actualidad.

Quintero ha ganado a lo largo de su carrera noventa medallas. Todas las guarda su madre en su casa de Málaga, donde confía en que haya sitio, dijo, “para esa que quiero ganar en Tokio”.

 

 

lavanguardia