Las veteranas homenajean a Jesús Juan Rubio en el 30ª aniversario de la Escuela de Karate de Humanes

Las veteranas homenajean a Jesús Juan Rubio en el 30ª aniversario de la Escuela de Karate de Humanes

La Escuela de Karate de Humanes celebra este año el 30º aniversario de su puesta en marcha y varias de las deportistas que formaron parte de sus orígenes han querido rendir homenaje a Jesús Juan Rubio, fundador y ‘alma máter’ de la escuela humanense, a través del siguiente comunicado:

EKH nació en 1988 y desde entonces el camino recorrido por la Escuela de Karate de Humanes, ha estado cargada de alegrías, emociones y triunfos, pero también de decepciones y sacrificios; de retos y superación constante; de convivencia y trabajo en equipo. Muchos se preguntan cuál es la clave de su éxito, pero esa pregunta y no me cabe la menor duda, habría que realizársela a su Sensei Jesús Juan Rubio ya que sin él este trabajo, este compañerismo y este saber hacer no habrían cuajado de la misma forma.

 Aún recordamos nuestras andanzas allá por el año 88, donde entrenábamos en el Colegio Hermanos Tora (hoy en día muy reformado y cambiado) y de nuestras primeras exhibiciones en la plaza del Ayuntamiento, en el Campo de Futbol (calle el Barral hoy en día inexistente), o en el Parque América; y cómo no de nuestras primeras competiciones ¡que nerviosos estábamos! y qué orgullosos cuando recogíamos nuestros primeros trofeos; orgullosos también de nuestro profe Jesús de ir a verle en sus competiciones, y cómo no siempre con doblete, era un máquina, lo ganaba todo; también recordamos las revistas ‘Karateka’, ahí estaba siempre Jesús en portada, cuanto orgullo de profe teníamos, claro, si es que fue ¡!campeón mundial¡! cuantos quisieran nuestra suerte, además de ser un gran maestro, un gran amigo y una gran persona, también es un gran educador, EKH es como es por él, por su forma de ser, de sentir y de transmitir.

También recordamos con cierta nostalgia el apoyo que recibíamos de los más mayores como Mª José, Ángela, Enrique, etc…es que EKH siempre fue un lugar de reencuentros, ya que el que se ha sentido parte activa de la escuela acaba volviendo, nuestra escuela deja huella y ahí está patente.

Con EKH hemos compartido momentos maravillosos, porque no todo han sido entrenos, también hemos sido participes de vivencias e instantes de celebración, de risas, de viajes, de comidas y de fiestas.

 

 

 

alcabodelacalle