«Que no me roben los Juegos, por favor»

«Que no me roben los Juegos, por favor»

La karateca talaverana Sandra Sánchez no se puede imaginar un escenario en agosto sin competir en su primera cita olímpica en Tokio donde aspira al oro

La karateca talaverana Sandra Sánchez no se imagina un escenario este verano sin los Juegos de Tokio, su primera cita olímpica dado que su deporte participa por primera vez y en la que aspira a lo máximo, al oro. No es de extrañar que exclame que «que no me roben los Juegos, por favor». Es más, indica en broma que «aunque haya que ponerse malita, yo voy».
Y es que la crisis del coronavirus ha tumbado ya numerosas competiciones deportivas, aunque parece que la competición olímpica se mantiene de momento: «Como deportista me quedo con lo que dice el COI y es que los Juegos siguen adelante; he sido siempre positiva, así quiero creerlo y así lo estamos haciendo, es decir, entrenando, trabajando y con esa meta de agosto de 2020».
Incluso este miércoles la pretensión es mantener la celebración de los Juegos. Y es que cancelar o posponer los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio 2020 por la pandemia de coronavirus es «inconcebible», aseguró el presidente del Comité Organizador, Yoshiro Mori, al salir al paso de las declaraciones de otro miembro del comité que sugirió que podrían aplazarse varios años, según informa Efe.
Por otro lado, todo apunta a que en Tokio la talaverana se jugará el oro con la nipona Kiyou Shimizu, que jugará en casa. En este sentido, Sandra Sánchez apunta a que «confío en la objetividad de los jueces y que ese día gane la mejor». Y espera que Talavera haga pleno de metales en Japón con Paco Cubelos, Fernando Alarza y ella misma: «Confío en que todos volvamos con medalla y pongamos a Talavera en lo más alto».
Por descontado, como explica «entreno para estar en esa final; es verdad que el nivel de todas está subiendo muchísimo porque se acercan los Juegos y todas están preparando ese momento al cien por cien».
A este respecto, se refiere al trabajo del seleccionador nacional de kata y marido, Jesús del Moral: «Más que lo que yo crea de mí, confío en el trabajo que Jesús (del Moral) está haciendo con nosotros. Confío ciegamente en ese trabajo porque veo como estudia, busca cualquier manera de mejorar, aunque sea algo que puede parecer inapreciable, pero que puede ser una décima más en un kata. Esa confianza en ese trabajo es lo que te hace salir al tatami confiando en ti misma».
Hasta que llegue ese 6 de agosto «el camino será muy duro». Sandra Sánchez explica, en cuanto a su planificación, que «muchos entrenamientos y a nivel de competición bajamos un poco el ritmo porque ha sido frenético». En este sentido, afronta «el Europeo, después el Open de Las Vegas, la Premier de Madrid…, pero está más repartido en el tiempo».
Tiene muy claro que «antes de Tokio queremos hacer un campeonato más para no dejar dos meses o dos meses y medio sin competir. Dejarnos el alma en cada entrenamiento hará que el día que tengamos que competir nos salga bien».
París 2024. El karate se halla en plena lucha por estar los Juegos Olímpicos de París 2024, cita de la que se ha quedado fuera aun antes de debutar en Tokio 2020: «Nos juntamos con la lucha de Tokio y con la de París. Es verdad que es muy complicado, que nunca se ha cambiado una decisión tan tarde, pero hay muchas cosas que nunca se han hecho hasta que se hacen por primera vez».
Defiende que «el karate ha demostrado de muchas maneras que se merece estar; así que ojalá que esas personas en los despachos y la puesta en escena en Tokio, que creo que va a ser increíble e impresionante, sirva para hacer qué pensar a la gente».
Y Sandra Sánchez ha empezado 2020 como terminó 2019, triunfando. Ha hecho pleno de oros en las tres competiciones disputadas de la Premier League: París, Dubai y Salzburgo: «Ha sido una continuidad del trabajo que veníamos haciendo, pero es muy importante empezar así este 2020 porque al final es un refuerzo positivo a todo el trabajo que estamos haciendo con vistas a llegar a nuestro tope este verano». Afronta cada competición con el objetivo de ir «limando un poco más todos los aspectos de nuestros katas intentando que cada vez sean mejores».
En Dubai subió a lo más alto del podio con un nuevo kata, Kishimoto no Kushanku, después de una preparación de «casi dos años; Jesús me decía siempre que había que esperar el momento adecuado y que cuando yo lo sacara, tuviera el kata al cien por cien y que pudiera competir con él sin ninguna duda. A veces se hacía difícil esa espera, pero confío en las decisiones de Jesús y son acertadas».
Por cierto que Sandra Sánchez se congratula del reconocimiento que Jesús del Moral recibió el pasado viernes en Alcalá de Henares: «Me hace muy feliz porque muchas veces el trabajo del entrenador se queda en la sombra y yo además de vivirlo como discípula, lo hago como pareja».
La karateca explica que «le veo levantarse a las seis de la mañana todos los días; empezamos a las diez, pero él se va antes a entrenar, después se queda estudiando, leyendo libros nuevos, viendo vídeos de diferentes disciplinas deportivas intentando buscar la manera de que nosotros mejoremos. Yo veo sus 24 horas y sé cuanto se merece que tenga el reconocimiento que a veces los deportistas robamos a los entrenadores cuando tenemos los resultados gracias a ellos».

latribunadetoledo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diez + doce =