Sandra Sánchez: nunca es tarde para triunfar

Sandra Sánchez: nunca es tarde para triunfar

A sus 36 años, acaba de sumar su cuarto oro europeo consecutivo y encadena 29 podios, cuando le habían dicho que era “demasiado mayor” para triunfar

Sandra Sánchez (36 años) logró ayer su cuarto oro europeo consecutivo. La española superó con un contundente 5-0 a la italiana Viviana Bottaro, tras haber ganado todos sus enfrentamientos previos también por 5-0, y se consolida así en lo más alto del ranking mundial de katas. Su cuarto título continental se suma a los de 2015, 2016 y 2017, más el bronce en el Mundial de Linz (Austria) en 2016, siendo la primera española que alcanzó el número uno del mundo en katas en 2015.

De hecho, el podio es su hábitat natural, ya que desde el año 2015 no se baja de él. Desde entonces, encadena 29 podios consecutivos en 29 participaciones y la Federación Mundial de Kárate la reconoció en marzo como la mejor de la historia en kata. Sus próximas metas son el Mundial que se celebra en Madrid, del 6 al 11 de noviembre, y los Juegos de Tokio 2020, donde por primera vez el karate será deporte olímpico.

La trayectoria de Sandra tiene un mérito enorme tras haber recorrido un camino repleto de obstáculos. Con 4 años, sus padres la apuntaron a clases de baile mientras que a su hermano Paco le apuntaron a karate. Sin embargo, ella quería practicar el mismo arte marcial y, finalmente, lo logró.

Tras una etapa en el Centro de Alto Rendimiento (CAR) de Madrid, se fue a estudiar inglés a Australia, donde daba clases en un colegio de Brisbane para no desvincularse de su pasión. Volvió a España y gracias a su entrenador, Jesús del Moral, encontró el apoyo necesario para dar el salto definitivo. En Abu Dabi se fijaron en ella y la ficharon para competir en su nombre. Allí vivió allí durante dos años, logrando dos campeonatos de Europa. Fue entonces cuando se le abrieron las puertas de la selección española que antes le habían cerrado por “ser demasiado mayor”, como ella misma recuerda.

“Es difícil explicar todo lo que siento, emoción, ilusión, felicidad. Aquí está la medalla y yo todavía con un nudo en el estómago por lo que he vivido, pero muy feliz y agradecida por todos los mensajes que recibidos y los que me llegan mandándome ánimos y felicitándome porque son una motivación extra. Muchísimas gracias de corazón”, dijo en un mensaje difundido hoy en su cuenta de twitter.

“Sandra es una campeona que no tiene límites. Solo podemos rendirnos a su enorme trabajo y ser optimistas para el futuro”, escribió por su parte Blanco en twitter.

De la mano de su entrenador, Jesús del Moral, Sandra está viviendo su sueño a una edad a la que muchas deportistas se retiran: “Más de uno me dijo que era buena pero no lo suficiente, pero yo decidí seguir luchando y demostrando que podía estar ahí. Cuando uno cree en algo y cree que puede, te digan lo que te digan, tienes que luchar por ello porque lo que vale está en tu corazón”, sentencia.

 

 

 

mundodeportivo